Logo Terroir34
By German Muñoz

By Germán Muñoz

Artículo publicado en Vino Magazine por Louis Havaux

 

Conocí a Germán Muñoz hace 5 años, cuando tenía por misión la comunicación y la promoción de los vinos de la Denominación de Origen “Ribera del Duero”, en la prestigiosa región vitícola de Castilla y León. Con sus numerosos diplomas, entre ellos los de Ingeniero Agrícola, Master en Enología, Viticultura, Marketing del vino, así como sus experiencias profesionales en Francia, en España en el grupo Pesquera o en la Comisión Europea de Bruselas, este joven apasionado de los terroirs acaba de crear su empresa, “Terroir 34”. Bélgica se ha convertido en su segunda patria, pues allí conoció a su mujer belga que le daría dos preciosos hijos.

 

¿Por qué 34? Es sencillamente el prefijo que personifica a España en el extranjero.
Es también, una vuelta a sus orígenes, para aquel que recibió un premio universitario por su “Estudio de los Suelos de la D.O. Rueda”. El se presenta como “consultor en vinos y terroirs”, y firma, sobre sus etiquetas, inspiradas en Matisse, esta frase que lo personifica: “En este proyecto, he seleccionado los más puros terroirs para que mis vinos os cuenten toda su historia”.


Para conseguirlo, Germán Muñoz se asocia con excelentes viticultores para seguir su trabajo y asegurar la vinificación de sus propias uvas, hasta la comercialización. Fue durante un Capitulo de la Cofradía del vino de Ribera del Duero, de la cual es su embajador, que volví a verlo y caté sus dos primeros vinos.

Terroir 34: Verdejo, Rueda (D.O.)

Este vino procede del Pago “El Sotilo”, el único terroir de terrazas cuaternarias (cantos rodados) con presencia al mismo tiempo de caliza, que le confiere toda su originalidad característica.
Su primer vino blanco es un éxito ejemplar, la quintaesencia de lo que puede dar un Rueda bien nacido, en una parcela rigurosamente seleccionada.
La capa de este verdejo (100%) es brillante y viva, de color paja con reflejos verdosos.
Su nariz amplia pero fina es un cesto de cítricos (limón, pomelo), con notas exóticas.
Desde el ataque en boca somos seducidos por un bouquet de aromas, de atractivos frutos blancos y por su frescura. A continuación, una estructura densa pero elegante, mineral y larga en boca.
Este vino hubiese podido, sin problema, haber sido decantado, a fin de poder apreciar toda su complejidad. Un autentica tentación!.

Terroir 34: Tempranillo, Ribera del Duero (D.O.)

Este vino procede del terroir “La Horra”, concretamente del Pago de Valdelayegua, cercano al del célebre Pingus de Peter Sisseck. Se trata de parcelas de de una de las mejores familias de viticultores de la región.
Elaborado a partir de 100% Tinto Fino (Tempranillo), pasa una crianza de 10 meses en barricas francesas. La capa es intensa. Su nariz es limpia, abierta, con presencia de finas especias y pequeños frutos rojos. La estructura en boca es compleja y equilibrada, densa pero viva, de gran carga frutal y frescura. Taninos nobles, de grano fino, perfectamente integrados con la fruta y sobre todo con una madera presente pero apenas perceptible (¡Buena señal!).
Con final relativamente largo en boca, transmite una impresión claramente armoniosa en su conjunto.

© 2017 Terroir 34